Numerosas investigaciones aseguran que el vino tinto y sus propiedades generan beneficios para mejorar la salud. En especial en lo que a la salud cardiovascular se refiere.

Si bien es cierto que las propiedades del vino son inherentes a su composición química y proceso de elaboración, debemos hablar siempre de productos elaborados con altos estándares de calidad y que contemos con una garantía.

Eso sí, el consumo del vino (sea tinto como es este caso) o sea blanco, debe ser moderado. De lo contrario, estaríamos poniendo en riesgo el funcionamiento de algunos órganos como consecuencia del consumo de alcohol.

 

EL VINO TINTO Y SUS PROPIEDADES PARA MEJORAR LA SALUD

Según destacan los expertos la razón por la que el vino tinto y sus propiedades nos ayuda a mejorar la salud se encuentra en la cantidad de antioxidantes que contiene.  Un efecto que provocan los flavonoides que contiene el propio vino.

Una sustancia que eleva el nivel de colesterol bueno y que se fortalezcan las arterias.Lo que supone mejorar nuestra circulación sanguínea y nuestra calidad de vida.

Otro componente del vino que es especialmente útil es el resveratrol, un polifenol que se encuentra en la piel de las uvas tintas, y que al parecer es muy útil para retrasar el envejecimiento.

Para quienes tengan problemas en las encías también resulta muy útil beber vino tinto. Y es que la acidez de algunos de sus componentes es especialmente útil para evitar la aparición de los estreptococos y de las bacterias que se vinculan a la aparición de las caries. Además de ser muy eficaz contra problemas como la gingivitis.

Otro aspecto que señalan los expertos en nutrición y que es un importante beneficio para nuestro organismo es que resulta muy útil para perder peso. Esto se debe, al parecer, a que su composición impide la formación de nuevas células de grasa.

Lo que supone una excelente manera de evitar que ganemos peso. Así pues, beber una copa de vino diaria nos ayuda a estimular las células grasas existentes para depurarlas e ir eliminándolas poco a poco.

 

EL VINO TINTO DE YECLA, IDEAL PARA MEJORAR LA SALUD DE NUESTRO CORAZÓN

Si hay un vino tinto excelente por su calidad, es el vino que re realiza en la zona de Yecla. Vinos como los elaborados en las Bodegas WineryOn, de gran sabor, con excelentes propiedades y con reconocimientos internacionales por todo ello.

En este sentido destacan nuestras elaboraciones tintas como los que integran la saga Demuerte. Esto es: Demuerte Black, DemuerteDeluxe, Demuerte Gold y DemuerteClassic.

Todos ellos elaborados de manera artesanal a partir de distintas variedades autóctonas de uvas de Yecla (especialmente de la variedad Monastrell). Destacar el caso del vino Demuerte Black en el que sólo se emplea la variedad Monastrell para darle un sabor más particular.

Estas uvas se obtienen de cepas de más de 50 años de edad, en unas cantidades muy pequeñas, sin emplear ningún tipo de elementos químico o complementario. Con esta excelente materia prima se obtiene un vino de color rojo intenso de gran calidad que se somete a distintos procesos de fermentación para que vaya madurando poco a poco. Lo que permite que afloren los componentes más beneficiosos del vino tinto.

 

 

 

DEMUERTE BLACK sigue cosechando excelentes críticas en todos los espacios en los que se presenta. Y es que esta nueva incorporación a la familia de vinos que hasta el momento componían la línea DEMUERTE ha sido todo un acierto.

 

¿NO CONOCES A DEMUERTE BLACK? TE LO PRESENTAMOS.

DEMUERTE BLACK tiene unas particularidades que lo hacen diferente a otros vinos de la marca. Lo primero que llama la atención es su aspecto, lujo y refinamiento en una botella.

En este apasionante vino, a la ya popular calavera de la familia de vinos DEMUERTE hay que sumar dos cristales de la marca Swarovski de 6,40 milímetros. Estos cristales tallados hacen las veces de ojos brillantes de la calavera, luciendo como si se tratada de dos estrellas en un elegante fondo negro que es el tono del resto de la botella.

Un aspecto singular que no tiene igual en el mercado y que ha sido impactante en todas las ferias internacionales especializadas en vino, donde ha destacado de manera más que sobresaliente.

El vino DEMUERTE BLACK es un vino limpio y luminoso en copa y de una tonalidad de alta intensidad en un rojo picota embriagador.

Notas balsámicas, fruta madura y grosellas son las notas que evocan su intenso aroma. Aromas y recuerdos que frescos a su vez, se emparejan con especias dulces como el pimentón, la canela, y el cacao, por mencionar sólo algunas de las características.

Una mezcla exquisita de matices que regalan un paladar refinado y selecto.

 

¿QUÉ PROCESO NOS REGALA ESTE GRAN VINO?

Secretos que desvelan una elaboración cuidada y meticulosa para la que se emplean uvas obtenidas de cepas viejas en pie franco de la variedad Monastrell.

Sólo de esta prestigiosa uva que se trabaja de forma artesanal bajo una cuidada selección de los granos, con cepas que no han sido injertadas en su longeva vida (100 años con bajos rendimientos en riguroso secano), y de las que se obtiene un rendimiento extraordinariamente bajo pero de una calidad única y excepcional.

Cada grano que participa en la elaboración de DEMUERTE BLACK se cuida con mimo, evitando que sufra golpes y se dañe la materia prima. De ahí que la vendimia se realice de forma manual y que se depositen en cajas de veinte kilos.

Posteriormente, el vino se almacena en depósitos de acero inoxidable a 24°C de temperatura. Una maceración que dura 21 días y donde se produce un envejecimiento maloláctico con posterior crianza en barricas nuevas de roble francés durante un periodo mínimo de 20 meses. Un aspecto que le da la elegancia y prestancia que luego adquiere el vino una vez realizado.

Y ahora que te hemos presentado convenientemente, no te preocupes, sabemos que has caído rendido, déjate seducir y regálate esta maravillosa joya que es DEMUERTE BLACK.

Winery On ha querido ofrecer dentro de la familia DEMUERTE su creación más exclusiva, un vino Premium de edición limitada que eleva a la máxima potencia la calidad y el refinado diseño de la marca dando como resultado un vino exclusivo en una botella que bien podríamos comparar con una joya.

DEMUERTE BLACK es un lujo por dentro y por fuera. Ese es el resultado Winery On Bodegas  buscaba y que sin duda ha conseguido.  Con este impresionante diseño confirma su salto definitivo a la diferenciación. DEMUERTE BLACK nos sorprende con una etiqueta que, dentro de la familiaridad que produce la gama DEMUERTE y su internacionalmente reconocida calavera incorpora dos cristales Swarovski de 6,40 mm a modo de ojos brillantes que relucen como dos estrellas en un elegante fondo negro.

Su vino más exclusivo, de la más alta gama, es un 100% Monastrell de cepas viejas en pie franco, está elaborado de forma artesanal bajo una cuidada selección de granos, con cepas que no han sido injertadas y de un rendimiento extraordinariamente bajo pero que ofrecen una calidad única y excepcional.

Este respeto y cuidado continua en todas las fases de elaboración de este gran vino y más si cabe en el delicado proceso de maceración que se realiza lentamente y a temperatura controlada hasta que el vino alcanza su esplendor tras una crianza de 20 meses en barricas nuevas de roble francés, un sinónimo de elegancia en el vino que termina de aportar esos matices inconfundibles.

Buscando la excelencia y el lujo encuentras DEMUERTE BLACK

DEMUERTE BLACK presenta un color rojo picota de alta intensidad, tan limpio y luminoso como los dos cristales de Swarovski que brillan en la etiqueta y que expresan el maravilloso detalle de diferenciación del producto. A nivel olfativo, es un vino muy intenso, fresco, con notas balsámicas, mucha fruta madura y grosellas emparejadas a la perfección con especias dulces como pimentón, canelas, y cacao, en un conjunto que resulta muy amable e integrado, nos explica Pablo Cortés (Gerente y enólogo de Winery On), uno de sus creadores.

En el gusto, este vino es una exhibición de matices que nos trasladan a un universo de placer y serenidad. Con una entrada suave y agradable, DEMUERTE BLACK es redondo, de mucha fruta madura y mermelada, con taninos maduros y sedosos, muy largo, con tostados amables, tal como confirma Cortés.

Por tanto, estamos ante un vino creado para satisfacer a los grandes amantes del vino y aportar lujo, elegancia y distinción a los acontecimientos más importantes de nuestra vida, acompañar los menús más sofisticados y formar parte de las fiestas más exclusivas.

Se enriquece la familia DEMUERTE

Con la creación de este vino exclusivo y de alta gama Winery On marca un antes y un después en su trayectoria  y se configura como una bodega más madura que no ha buscado completar o enriquecer su gama de vinos, ha querido incorporar un vino diferente pensado para los amantes de sus vinos, para los amantes de DEMUERTE que quieren algo más, quieren un producto que no encuentran en el mercado, un vino exclusivo, de la más alta gama y tremendamente cool que sólo Bodegas Winery On ha sabido interpretar y se llama DEMUERTE BLACK.

 

 

vinos blancos y rosados

Llega el buen tiempo y nos apetecen los vinos blancos y rosados

 

Con la llegada del calor nos apetecen los vinos blancos y rosados. En ambos casos se trata de una elección habitual ya que con la subida de las temperaturas el cuerpo nos pide vinos frescos y ligeros, es decir que contengan pocas calorías y que nos refresquen el cuerpo a la vez que nos hidratan.

Los vinos tintos, por lo general y aunque se consuman fríos, suelen aportar más calorías y nuestro cuerpo inconscientemente los rechaza ya que suben la temperatura de nuestro organismo. Por eso en verano nos apetece más el vino tinto por la noche.

Los vinos rosados suelen servirse a unos 8-12 grados y los blancos a unos 7-10 grados. Nada que ver con los 18 grados de un tinto Gran Reserva que vienen excelentemente en invierno pero que en verano, aunque también sientan muy bien, parece que nos apetece menos que un vino rosado o un blanco fresquito.

Otro factor importante que interfiere en la preferencia de los vinos blancos y rosados sobre los tintos durante el verano, es su color. Y es que cuanto más claro es el tono de un vino más lo relacionamos con la luz y el frescor. De ahí que los blancos ganen en ventas a los rosados cuando la temporada estival está en pleno auge.

 

¿Qué más razones hay para que nos apetecen los vinos blancos y rosados?

 

Otra relación de los vinos blancos y rosados con el verano se debe al maridaje. Con la llega del buen tiempo, nuestro régimen de comidas varía notablemente respecto al invierno.

Frente a los platos calientes y consistentes del invierno, en verano las protagonistas son las ensaladas, los arroces, los maricos, los pescados y carnes a la plancha, las barbacoas, las salsas, las verduras…etc es decir, todos son platos que maridan perfectamente con los vinos blancos y los vinos rosados.

Así pues, en nuestro menú también reside la razón por la que preferimos vinos blancos o rosados cuando llega el buen tiempo.

 

El vino tinto siempre tiene espacio, eso sí, no lo sirvas en copa helada por favor.

 

Algunos bares ponen en marcha estrategias para hacer más atractivo el vino tinto durante el verano. La más habitual es la de servirlo en una copa helada. Esto es un error grave, ya que eliminas muchas cualidades del vino.

El vino tinto debe servirse a la misma temperatura que en invierno. A 18 ºC. Si no te apetece a medio día por las altas temperaturas puedes reservarlo para la noche.

 

En Winery On Bodegas contamos con dos especialidades en vino blanco y vino rosado. Se trata de LA MÁS BONITA y LA MÁS BONITA ROSÉ. Con estas recientes incorporaciones se ha cubierto esta demanda y nuestros clientes pueden disfrutar de nuestras creaciones en todas las épocas del año y para acompañar cualquier plato o velada. .

 

vinos blancos y rosados

 

 

LA MÁS BONITA es un vino de color amarillo pajizo, cuyo aroma recuerda a fruta y a flores blancas, a melocotón en almíbar, a albaricoque, así como a fruta cítrica y tropical.

Una serie de ingredientes con los que se obtiene un vino blanco fresco, con una entrada fresca, ligero pero con untuosidad, con mucha cremosidad y un buen cuerpo.

 

 

vinos blancos y rosados

 

 

En el caso de LA MÁS BONITA ROSÉ se trata de un vino color cobre intenso, limpio y brillante. Su olor recuerda a las notas florales, a la fruta roja fresca, a golosinas de fresa, a notas herbáceas y a piña.

 

 

 

Así que, si buscas vinos blancos o rosados, de gran calidad, que tengan un aroma inconfundible y un toque veraniego, busca los vinos de la bodega de Winery On y  lánzate a probar nuestras creaciones. ¡No te arrepentirás!

diseño cambia la manera de vender el vino

 

El diseño cambia la manera de vender el vino, esto es un hecho comprobado. Botellas de colores, realizadas en materiales diversos, recubiertas de materiales orgánicos o procedentes del reciclaje. Etiquetas de formas angulosas, grandes, pequeñas, con leyendas en relieve o con dibujos de personalidades vinculadas al ámbito del diseño. Cajas de madera, de plástico, vintage, para unidades sueltas o listas para armar adecuándose a la cantidad de botellas que queramos adquirir… Estas son sólo algunas muestras de cómo un buen diseño puede cambiar la manera de vender (o de ver incluso en la tienda o por Internet) el vino.
Y es que el tándem vino-diseño se ha establecido en nuestra realidad haciendo que las ventas se hayan disparado en algunos casos o que se haya estancando en otros. Y es que escoger la imagen con la que presentamos un vino en sociedad es una tarea que requiere estudio, horas de trabajo y un enorme conocimiento de marketing y del sector vinícola.

 

CÓMO EL DISEÑO CAMBIA LA MANERA DE VENDER  EL VINO Y CÓMO UN BUEN DISEÑO INFLUYE EN NUESTRO COMPORTAMIENTO AL ELEGIR UN PRODUCTO.

El diseño cambia la manera de vender el vino. El diseño de una botella o de la etiqueta de un vino son sus cartas de presentación ante el cliente. Es la forma en que indica su contenido y da cuenta del esfuerzo que hay detrás de cada propuesta.

Y es que un buen diseño puede ayudar a vender el vino de la siguiente forma:

  1. Llama la atención del cliente. Para ello es necesario que la etiqueta, el color de la botella o la forma en la que se presenta en las estanterías sean muy diferentes a las del resto. Esto se logra, en ocasiones, por la presencia de colores o formas poco habituales; en otras, sin embargo, por exceso de austeridad. Dependiendo de la imagen que quiera ofrecer el vino y del target al que se quiere dirigir, se estudian las diferentes posibilidades existentes.
  2. Mucho más que una botella de vino. Cuando las botellas de vino tienen un elemento que las distingue del resto son susceptibles de entrar en una categoría superior: la del regalo. Y es que cuanto más bonita o especial sea nuestra botella más posibilidades tenemos de hacernos un hueco como presente.
  3. Provoca la compra. Cuando una etiqueta es divertida, tiene un mensaje o cuenta con un dibujo realizado por alguna figura del diseño, provoca la compra del cliente. Y es que estos elementos generan una reacción de empatía en los clientes que suele terminar en la compra como premio por la elección realizada
  4. Ayuda a entender qué tipo de vino contiene. Cuando la etiqueta está bien confeccionada y el diseño de la botella guarda relación con la misma, estamos dando información sobre su contenido. Un elemento que ayuda al cliente no relacionado con nuestra marca a entender lo que contiene.
  5. Una imagen vale más que mil palabras. Si un cliente ha adquirido nuestro vino y le ha gustado, pero no se acuerda del nombre cuando regresa al establecimiento, la imagen del mismo le ayudará a activar la memoria. El diseño es, en este caso, el elemento que nos ayudará a cerrar la venta y a fidelizar al cliente también.

 

Los especialistas en ventas afirman que este tipo de elementos del diseño aplicado al vino ayudan a la venta a puerta fría, es decir, donde se aborda al cliente sin que este haya mostrado disponibilidad alguna o haya mostrado el más mínimo interés en ello.

En Winery On sabemos cómo un buen diseño puede cambiar la manera de vender el vino por lo que somos muy cuidadosos con la elección de cada uno de los elementos que forma parte de nuestras etiquetas y del packaging en general. Desde la forma o el color de sus botellas hasta los elementos que se integran en sus etiquetas, colores, relieves, en definitiva provocar nuestros sentidos antes y después de abrir la botella.

 

la monastrell y el resto

La Monastrell es una variedad de uva tinta que se ha convertido en una de las que se cultivan con más asiduidad en el sur – este de España. Su calidad y su buena maduración hacen que sea la favorita de muchas bodegas, que realizan sus vinos a partir de esta variedad de uva.

También llamada Morvedre o Mataró. Su origen en España se data en el siglo V antes de Cristo cuando los fenicios la introdujeron en la zona de levante. Cataluña y Valencia serían las zonas de introducción de esta variedad. De ahí que se cree que el nombre adaptado de mourvèdre probablemente proviene de Muviedro (Morvedre en valenciano), hoy en día Sagunto, que se encuentra cerca de Valencia, mientras que el nombre español de Mataró probablemente proviene de Mataró, Cataluña, que se encuentra cerca de la actual Barcelona. Cómo derivó en llamarse Monastrell no se sabe, se cree que para escoger un nombre neutral que no ofendiera el orgullo local de estos dos municipios.

Este tipo de uva requiere, para crecer y alcanzar su grado de madurez óptimo veranos largos y calurosos. El resto de los elementos que participan en las características de la uva como son la cercanía del mar, la altitud o la cantidad de agua que recibe, hace que esta uva adquiera unos matices u otros atendiendo al lugar en el que se encuentra.

En la actualidad la uva Monastrell se emplea para la elaboración de vinos tintos, vinos dulces, y vinos rosados.

A nivel internacional hay que destacar que se trata de una variedad de uva que se emplea con asiduidad en los vinos australianos y estadounidenses. En España es la variedad por excelencia de Yecla, una zona vinícola con cada vez más repercusión por los excelentes vinos que se elaboran en ella, aunque también de otras denominaciones de origen como son Jumilla, Bullas o la DO Alicante.

 

LA MONASTRELL FRENTE AL RESTO DE VARIEDADES DE UVA.

La principal característica de la Monastrell es su intenso color. Esto hace que los vinos que se elaboran con esta variedad de uva tengan un color intenso que se mueve entre los rojizos y los marrones de gran intensidad. Este color sale de la capa de la uva, que es gruesa y acumula muchos pigmentos.

Otra característica propia de la uva Monastrell es su sabor. Los paladares entendidos en vinos hablan de que los vinos elaborados con este tipo de uva tienen un gusto intenso que recuerda a los frutos rojos, a la fruta negra como la ciruela o la mora, e incluso al cuero si el vino se deja envejecer.
Se trata de una uva de tamaño medio y sabor intenso, frente a otras variedades que adquiere un tamaño mayor y, por extensión, de las que se obtiene más mosto con menos granos. Como aguanta muchas horas de exposición solar, la Monastrell es una uva que da vinos con mucho cuerpo. Es, además, una variedad de uva que tiene una gran concentración de azucares, por lo que los tintos que se realizan con ella suelen tener una alta gradación.

Frente a otras variedades de uva hay que señalar que la Monastrell es una variedad que se vendimia de manera tardía (suele comenzar su vendimia a finales del mes de septiembre e incluso a principios de octubre, dependiendo del año).

 

VARIEDADES DE VINO ELABORADAS CON MONASTRELL EN WINERY ON

En Winery On tenemos vinos elaborados sobre la base de la Monastrell, la variedad de uva reina en Yecla, materia prima sobre la que se elaboran vinos de gran calidad ,muestra de ello son los vinos Enfuria Classic (elaborado cien por cien con uvas Monastrell de cepas viejas de más de sesenta años); El chico malo (que emplea un 70% de uva Monastrell en su elaboración); Morena Mía (que emplea el 60% de uva Monastrell para su realización); Demuerte y Demuerte Gold (que requieren un 50% de uva de la variedad Monastrell en su elaboración).

 

tapones de corcho

Los tapones de corcho de las botellas  de  vino no es un elemento decorativo sino una necesidad propia del vino que se encuentra en su interior. Tradicionalmente, estos tapones se han realizado con corcho; aunque en la actualidad esta práctica está en desuso y cada vez son más las botellas que cuentan con tapones confeccionados de otros materiales.

Sin embargo, ¿por qué sucede esto? ¿Son mejores los nuevos materiales o se trata de una práctica movida por intereses económicos? Para salir de dudas, hemos indagado al respecto.

¿Qué funciones desempeña los tapones de corcho en las botellas de vino?

Los tapones de corcho de las botellas de vino se emplean para evitar que el vino que se encuentra en su interior no se oxide. De ahí que sea importante que las botellas de vino se almacenen correctamente en las estanterías de los establecimientos, disponiendo cada una de ellas de manera horizontal y no vertical como por desgracia es frecuente encontrarlas.

Y es que al estar colocadas de manera horizontal el vino mantiene hidratado el corcho que se adhiere a las paredes del cuello de la botella funcionando como una barrera entre el interior y el exterior de la misma.

Si el corcho no permanece hidratado, pierde volumen y deja que el vino entre en contacto con el exterior antes de ser degustado, lo que afecta a sus particularidades y a su calidad.

Por todo ello, los tapones de corcho de los vinos se han considerado siempre los mejores aliados para conservar el vino sin alterar sus particularidades. Un hecho que está cambiando en el mercado con la introducción de nuevos materiales sintéticos.

Como en el caso del corcho, los nuevos tapones también tienen como objetivo proteger el interior de la botella tanto del oxígeno como de las bacterias u hongos que transitan por el aire. Eso sí, en este caso presentan varias ventajas frente al corcho natural: no se rompen, no producen polvo y se pueden reutilizar en otras botellas.

Frente a ellos, los partidarios del tapón de corcho natural, que afirman que estos materiales tienen un comportamiento dudoso con el paso del tiempo. Una razón por la que lo desaconsejan para las botellas que se dejan envejecer durante un largo tiempo (20 ó 40 años por ejemplo).

El principal defensor de los tapones sintéticos en las botellas de vino es el mercado británico, donde se ha impuesto al tapón de corcho natural.

En el caso de España hay que destacar que, aunque ya encontramos muchas bodegas que utilizan tapones de material sintético, en general, se sigue empleando el tapón de corcho tradicional.

El corcho es un material elástico, flexible, que es impermeable a gases y líquidos, que en rara ocasión arde, no suele pudrirse,  es adherente y se comprime con facilidad para caber en el cuello de la botella (que suele ser de un diámetro menor al de la pieza de corcho).

En este punto hay que destacar que el grosor de los tapones de corcho está relacionado con el tipo de vino que contendrá la botella y sobre todo con la extensión de su periodo de maduración.

Así, para los vinos jóvenes suele emplearse tapones de corcho de un diámetro pequeño (en torno a los 24-26 milímetros y una longitud de 38 milímetros).

Por su parte, para los vinos que tendrán un período de envejecimiento de 10 años, los tapones que se emplearán tendrán unos 44 milímetros de longitud; y en el caso de los vinos que se someten a procesos de envejecimiento de 20 años, los tapones tienen una longitud de 49 milímetros.

Finalmente, para aquellas botellas que contienen vinos que se van a dejar envejecer durante 20 años o más se emplean tapones de corcho de 54 milímetros.

¿Entonces qué tapón es el más adecuado?

En definitiva, creemos que la razón principal de sustituir el tapón de corcho por el sintético son los bajos costes del material plástico frente al de corcho natural. Los expertos calculan unas tres veces menor coste para los tapones sintéticos.

También se habían alzado voces ecologistas en contra del tapón tradicional por el gran impacto ambiental que genera, pues se destinan más de 2 millones de hectáreas de suelo a este fin. Aunque claro, también es conocido el impacto negativo que generan los residuos plásticos en la naturaleza. En fin, para reducir este impacto se debería contar con políticas de reciclaje de residuos efectivas.

Respecto a su papel como protección del vino, el tapón de corcho necesita que la botella se encuentre en posición horizontal para impedir el paso del oxígeno a través de sus poros. Por lo que teniendo en cuenta que prácticamente en ningún comercio se colocan en posición horizontal, estaríamos también inclinándonos hacia el uso de los tapones sintéticos como elemento de protección y conservación más adecuado del vino.

Lo mejor de todo es mantenerse informado para luego poder emitir un juicio. O por lo menos tener nuestra opinión. ¿No creéis?

catar correctamente un vino

Catar correctamente un vino no es una tarea sencilla, pero tampoco hay que tenerle un miedo atroz. Basta con conocer algunos de los parámetros que debemos valorar y entrenar mucho degustando vinos de calidad.

Vinos como los que elabora la Bodega de Yecla Winery On y que podemos adquirir desde cualquier punto de España (y ya en otros países) gracias la página web de su empresa y a su amplia red de distribución.

Trucos para catar correctamente un vino

Para sacar el máximo provecho a esta acción, es importante que tengamos en cuenta los siguientes aspectos:

  1. El vino se cata sin la compañía de alimento alguno.
  2. Es importante decantar el vino vertiéndolo antes sobre un contenedor de cristal que le permita airearse.
  3. Girar la copa para que el vino se airee y podamos apreciar mejor sus cualidades aromáticas. Es importante que, si vamos a degustar un vino tinto, abramos la botella al menos una hora antes de hacerlo.
  4. Dejarse provocar por los olores a los que se parece. De esta manera es fácil que reconozcamos notas de frutas maduras como la uva o las frutas rojas; o de la madera de la barrica en la que ha estado madurando). Si detectamos un olor avinagrado, lo mejor es desechar el trago ya que, posiblemente, indicará que se ha estropeado. Igual ocurre cuando el vino tiene un olor similar al del corcho. En este segundo supuesto es probable que el vino se haya contaminado al entrar en contacto con una bacteria presente en el tapón de corcho que cierra la botella.
  5. Observarlo atentamente. La vista del vino nos ofrece pistas sobre su edad y el tipo de crianza al que se ha sometido. Para ello hay que centrarse en el ribete (la parte del vino que se pega al cristal). Suele ser de color madera en los vinos reservas o los vinos crianzas.
  6. Su gusto. Al probar un trago de vino debemos ser capaces de reconocer su textura, su grado de acidez (que se denomina también frescura), su grado alcohólico, dulzor, etc. Una vez pasadas esas primeras impresiones hay que prestar atención al regusto. Un hecho que los profesionales denominan el recuerdo. En este momento descubriremos nuevas sensaciones.
  7. La temperatura. Los vinos tintos deben catarse a temperatura de entre los 15 y 18 grados, los vinos blancos a una temperatura que oscile entre los 8 y los 10 grados centígrados. A esa temperatura ambos vinos desarrollan todas sus cualidades. Los rosados, también en frío.
  8. Si vamos a catar varios vinos, entre uno y otro hay que limpiar la boca. Para ello, lo mejor es emplear un trago largo de agua y enjuagarse la boca con ella haciendo gárgaras si es necesario. De esta manera nos aseguraremos que eliminamos los restos del trago anterior. Lo mejor es que, en una cata, organicemos los vinos de menor a mayor gradación.

Hay que tener en cuenta, antes de comenzar la cata, que estas pruebas no deben desarrollarse en espacios cerrados o húmedos como las bodegas. En estas condiciones nuestro olfato está saturado y no es capaz de apreciar las características del vino que estamos tomando. Lo mejor es optar por espacios abiertos y asépticos, lugares en los que no hay elementos que nos afectan.

Para adquirir vinos de calidad y comparar las sensaciones que su consumo despierta en nuestros sentidos con las referencias de los productores, en Winery On puedes adquirir diferentes vinos con fichas sobre sus catas. Una forma estupenda de catar correctamente un vino, tener el apunte del experto y poder lanzar los aficionados nuestras primeras notas de cata y sobre todo de disfrutar de un buen vino.

Existen múltiples diferencias entre vino tinto y vino blanco, sin embargo no son tantas como pensamos ni se localizan donde la lógica nos conduce. Para saber más en torno al mundo del vino y aprender a apreciar cada variedad en su justa medida, nada mejor que conocer sus particularidades principales y para conocerlas de forma sencilla nada como marcar diez diferencias entre el vino tinto y el vino blanco. A continuación os las mostramos.

10 diferencias entre vino tinto y vino blanco

Las diez principales diferencias entre vino tinto y vino blanco son las siguientes:

    • El vino tinto contiene más calorías que el vino blanco. Esto se debe, principalmente, a la aparición de azúcares que hay en las uvas. Un elemento que aparece a medida que la uva madura en la cepa.

 

    • Para la elaboración del vino blanco se prescinde de la piel de la uva, mientras que para preparar vino tinto se emplea esta parte de la fruta. Precisamente este elemento es el que le ofrece su color característico. Y es que aunque muchas personas lo desconocen, el color del vino no se encuentra en la pulpa, sino en la piel. Es en esta parte de la fruta donde se encuentran los taninos, que son los que ofrecen el color al vino.

 

    • Los vinos blancos suelen tener un sabor ácido frente a los vinos tintos. Esto, sin embargo, puede variar en algunos tintos jóvenes y en blancos maduros.

 

    • Por lo general, los vinos tintos contienen más minerales que los vinos blancos. Es muy llamativo el valor del magnesio que presenta valores muy superiores en los vinos tintos frente a los vinos blancos.

 

    • El vino tinto generalmente tiene un nivel de alcohol superior al del vino blanco.

 

    • El vino blanco se puede servir en copa pequeña y el vino tinto en copa mediana o grande. Esto se debe a que el vino tinto suele tener sabores y aromas complejos que requiere un contacto mayor con el aire (proceso denominado oxidación). Por su parte, el vino blanco no requiere tanta oxidación por lo que no necesita que la apertura de la copa sea tan grande como la del vino tinto.

 

    • Por lo general el vino tinto contiene más antioxidantes que el vino blanco, lo que lo convierte en un aliado para quienes quieren cuidar su salud. Sin embargo, ya hay estudios que destacan que los antioxidantes el vino blanco son más eficaces que los del vino tinto.

 

    • El vino tinto resulta del proceso de maceración de las uvas tintas con sus hollejos y semillas. Por su parte, el vino blanco fermenta sólo con el zumo obtenido de la pulpa.

 

    • El vino blanco tarda menos en evolucionar que el tinto. La diferencia puede ser de años en algunos casos.

 

    • Los expertos recomiendan consumir los vinos tintos entre 15 y 18 grados mientras que los vinos blancos deben tomarse más frescos. Suelen servirse en en cubetas con hielo para mantenerse en las mejores condiciones. A la hora de consumirse, además, deben ingerirse antes los vinos blancos que los tintos. Y, entre uno y otro, limpiar la boca con un trago de agua.

 

Ahora que ya conocemos las diferencias entre vino tinto y vino blanco, te recomendamos que si quieres disfrutar de los mejores vinos tintos y blanco del mercado, Winery On te ofrece la posibilidad de hacerlo y además tener una experiencia mucho más completa pues en esta joven bodega juega un papel muy importante la imagen de los vinos. Cada uno tiene su propia personalidad y está reflejada en su etiqueta además de en su sabor.

Además, con la ventaja de que puedes pedirlos Online desde tu domicilio y los servimos para que no tengas que desplazarte a ningún sitio. Tú sólo te tienes que preocupar de descorcharlos y de disfrutarlos en la mejor compañía posible.

Los vinos especiales se han puesto de moda. Vinos de colores poco frecuentes, con sabores, especiados, que se deben consumir de determinada manera, con etiquetas llamativas, etc. hacen que nuestras mesas luzcan de forma más atractiva y disfrutemos de una experiencia única en nuestras reuniones familiares o de sociedad.

Vinos especiales: Qué son

Los vinos especiales son aquellos que escapan a cualquier clasificación general. Vinos que tienen particularidades concretas que lo han convertido en representante único de una categoría o que pertenecen a un tipo minoritario de vinos.

Encontramos todo tipo de mistelas, vinos tardíos, el jerez, etc…Pero también podemos encasillar dentro de la palabra clave «vinos especiales» a vinos que nos sugieren cosas especiales cuando los tomamos, cuando vemos su etiqueta, su diseño, o cunado nos lo sirven. Aquí entra mucho en juego el packaging, el marketing sensorial, etc.

Vinos especiales: Qué nos transmiten y por qué nos hacen sentir a nosotros especiales también

Por diferentes razones que tienen su explicación en áreas de la sociología y la psicología, nos gusta consumir productos sino únicos, por lo menos especiales, diferentes. La especialización y la diferenciación son palabras que empiezan a tener un gran peso en el consumo. Por ello también en el mundo del vino la innovación es clave y bodegas como Winery On apuestan por creaciones de vinos que destaquen por una cuidada elaboración, marcada por la calidad en mayúsculas y por un atractivo diseño.

La bodega tiene una línea de etiquetas para cada uno de sus vinos que no deja indiferente a nadie. Cada vino tiene su personalidad y tanto su nombre como su etiqueta encajan perfectamente con su sabor y tipo de vino.

vinos especiales - Winery OnEncontramos una gama que va ampliándose poco a poco. Recientemente se han incorporado un blanco, LA MÁS BONITA, un rosado denominado LA MÁS BONITA ROSÉ, un vino tinto joven apodado como  EL CHICO MALO de la bodega  y un vino de alta gama dispuesto a satisfacer los paladares más exigentes; DEMUERTE GOLD.