Entradas

Sulfitos en el vino

 

Sulfitos en el vino: Qué son y para qué sirven son preguntas habituales de quienes se acercan, por primera vez, a la Enología. Su presencia en los vinos es habitual aunque hay que prestarles mucha atención por la manera en la que puede afectar a nuestra salud. Para que disipes todas las dudas al respecto, hemos confeccionado este post.

SULFITOS EN EL VINO: QUÉ SON

Los sulfitos son antioxidantes que suelen emplearse en el vino. Su nombre correcto es anhídrido sulfuroso.

No se trata de una sustancia nueva, pues ya los romanos lo empleaban para higienizar la comida y sus campos. También se empleaba para higienizar la ropa de los enfermos.

En el caso del vino esta sustancia se produce de manera natural, por lo que no es necesario añadirlo. Se genera durante los procesos de fermentación de las levaduras, por lo que también podremos encontrarlo en la cerveza o incluso en las galletas. Sin embargo, hay casos en los que incluso en el vino se agregan de manera artificial. Otros casos que podemos encontrar son los siguientes:

1. Para evitar levaduras salvajes y oxidaciones en el caso de los mostos, donde esto sería ruinoso.

2. En las barricas o en los depósitos donde se almacena el vino, para evitar que le afecten bacterias. En este caso se trata de evitar, sobre todo, la aparición de moho que avinagraría el vino. El uso de los sulfitos se realiza cuando la barrica o el depósito está vacío.

3. Directamente en la botella para evitar que las bacterias afecten a la calidad y el sabor del vino que almacena hasta que es consumido. Sirve, pues, para alargar la vida útil del vino.

Resumiendo se podría decir que se trata de un sistema con el que se controla la oxidación y la sanidad del vino antes y después de su embotellado.

SULFITOS: PARA QUÉ SE USAN
Los sulfitos tienen propiedades antibacterianas y antimicrobianas, por lo que resulta muy útil para mantener alimentos, de ahí que sea una sustancia especialmente común en el sector alimentario. Suele ir identificado en la etiqueta que acompaña a los alimentos con la signatura E-220.

Es obligatorio que los vinos que contienen estas sustancias lo indiquen así en su etiqueta. Hay legislación que obliga a hacerlo. Sin embargo, no es obligatorio indicar la cantidad de sulfitos que hay presentes en cada botella, por lo que la información que se ofrece no siempre satisface las necesidades de los consumidores.

También está controlada la cantidad de sulfitos que se emplean en cada tipo de vino. De hecho, en los vinos tintos el máximo legal es de 150 miligramos por litro; y en los vinos rosados o blancos no debe superar los 200 miligramos por litro.

SULFITOS EN EL VINO: ALTERNATIVAS

Actualmente hay una corriente en la fabricación de vinos que pretende eliminar al máximo la presencia de sulfitos en sus vinos. Para ello se emplean los taninos, un conjunto de sustancias que están presentes de manera natural en el vino y que ayudan a preservar su calidad y promueven la oxidación en el mismo.

Estos taninos se encuentran, sobre todo, en los vinos tintos; de ahí que lo habitual sea encontrar vinos tintos sin sulfatos. En el caso de los blancos y rosados es más complicado, ya que tienen menos cantidad de taninos.

En la actualidad hay bodegas que están realizando vinos sin sulfitos, pero son minoritarias. Y es que la eliminación de este compuesto que se produce de manera natural en el vino en exceso puede mermar la calidad de los vinos.

En cualquier caso, no se trata de un elemento negativo que afecta de forma negativa a la salud de manera. A menos que seamos alérgicos a esta sustancia, caso en el que tendremos que evitarla.
En Winery On tenemos una gran variedad de vinos de gran calidad y en todos ellos puedes conocer los ingredientes y su proceso de elaboración. Información que puedes ampliar en nuestra página web en todo momento.