mejor etiqueta de españa

 

DEMUERTE  DELUXE, o mejor dicho en este caso su etiqueta, se ha alzado con el premio a la mejor etiqueta de España, ganando la primera edición de los PREMIOS DE LA ETIQUETA AIFEC (Asociación Ibérica de Fabricantes de Etiquetas) un novedoso y prestigioso premio votado tanto por los asistentes al XXI Congreso de AIFEC como por un jurado profesional.

El premio a mejor etiqueta de España, incluido dentro de la categoría Bebidas y alimentación ha sido recibido por la empresa ETYGRAF , encargada de la fabricación de las etiquetas de DEMUERTE DELUXE, una etiqueta creada para un  un vino muy especial en un embalaje de lujo.

El equipo de diseño de WINERY ON capitaneado por Karel Eissner y la empresa ETYGRAF están muy orgullosos por este prestigioso reconocimiento.

Según Karel «es un trabajo creativo minucioso y perfectamente ejecutado, en el que la protagonista de la etiqueta es la calavera DEMUERTE que en este caso presenta 5 estampaciones metálicas  junto con el material de terciopelo tan exclusivo en este tipo de etiquetas.

La etiqueta de DEMUERTE DELUXE como ganadora ha recibido un trofeo y, además, participará en el premio FINAT internacional del próximo año.

mejor etiqueta de España

 

 

WineryOn Bodegas ha lanzado al mercado un nuevo vino de la familia DEMUERTE. Se trata de una versión muy especial de este vino que se denomina DEMUERTE DELUXE.

WineryOn continúa elaborando grandes vinos dentro de esta fructífera saga que parece no tener fin ni en creatividad ni en calidad.

En esta ocasión se ha creado un vino de una edición limitada en la que los paladares más exigentes podrán disfrutar de madurez y excelente sabor por supuesto con una gran variedad de evocaciones.

Para su elaboración se han empleado uvas de las variedades Monastrell, Petit Verdot y Syrah; primando la primera sobre las otras dos, lo que le da un carácter autóctono a este vino tan especial. Pues es la variedad Monastrell el tipo de uva que se lleva cultivando siglos en la zona.

 

Un placer en boca y una excelente tonalidad caracterizan a DEMUERTE DELUXE

Sólo con uvas de primera calidad y de un proceso de elaboración exhaustivo puede obtenerse este resultado. Para la elaboración de DEMUERTE DELUXE se emplean uvas de viñedos de más de 60 años de edad. La climatología y altura de los terrenos someten a estas uvas a inviernos fríos y veranos muy calurosos. Una combinación que ofrece una uva sin igual.

Añadiendo un proceso fermentativo sin añadidos artificiales y una vendimia selectiva y artesanal el resultado es DELUXE. Un vino de color cereza picota de gran intensidad; de aroma elegante que evoca a fruta madura sobre una base de ahumados y especias y de gusto aterciopelado y delicado.

Siguiendo la esencia de WineryOn Bodegas y su especial cuidado del diseño y la personalidad de sus vinos DEMUERTE DELUXE cuenta con una etiqueta sugerente de terciopelo  muy elegante, con la característica calavera que caracteriza la saga DEMUERTE y que esta vez está marcada por los detalles en oro, plata y bronce que le dan protagonismo a elementos del diseño como las pequeñas mariposas, corazones y flores que ofrecen frescura en una visión casi tridimensional.

 

 

 

 

 

DEMUERTE BLACK sigue cosechando excelentes críticas en todos los espacios en los que se presenta. Y es que esta nueva incorporación a la familia de vinos que hasta el momento componían la línea DEMUERTE ha sido todo un acierto.

 

¿NO CONOCES A DEMUERTE BLACK? TE LO PRESENTAMOS.

DEMUERTE BLACK tiene unas particularidades que lo hacen diferente a otros vinos de la marca. Lo primero que llama la atención es su aspecto, lujo y refinamiento en una botella.

En este apasionante vino, a la ya popular calavera de la familia de vinos DEMUERTE hay que sumar dos cristales de la marca Swarovski de 6,40 milímetros. Estos cristales tallados hacen las veces de ojos brillantes de la calavera, luciendo como si se tratada de dos estrellas en un elegante fondo negro que es el tono del resto de la botella.

Un aspecto singular que no tiene igual en el mercado y que ha sido impactante en todas las ferias internacionales especializadas en vino, donde ha destacado de manera más que sobresaliente.

El vino DEMUERTE BLACK es un vino limpio y luminoso en copa y de una tonalidad de alta intensidad en un rojo picota embriagador.

Notas balsámicas, fruta madura y grosellas son las notas que evocan su intenso aroma. Aromas y recuerdos que frescos a su vez, se emparejan con especias dulces como el pimentón, la canela, y el cacao, por mencionar sólo algunas de las características.

Una mezcla exquisita de matices que regalan un paladar refinado y selecto.

 

¿QUÉ PROCESO NOS REGALA ESTE GRAN VINO?

Secretos que desvelan una elaboración cuidada y meticulosa para la que se emplean uvas obtenidas de cepas viejas en pie franco de la variedad Monastrell.

Sólo de esta prestigiosa uva que se trabaja de forma artesanal bajo una cuidada selección de los granos, con cepas que no han sido injertadas en su longeva vida (100 años con bajos rendimientos en riguroso secano), y de las que se obtiene un rendimiento extraordinariamente bajo pero de una calidad única y excepcional.

Cada grano que participa en la elaboración de DEMUERTE BLACK se cuida con mimo, evitando que sufra golpes y se dañe la materia prima. De ahí que la vendimia se realice de forma manual y que se depositen en cajas de veinte kilos.

Posteriormente, el vino se almacena en depósitos de acero inoxidable a 24°C de temperatura. Una maceración que dura 21 días y donde se produce un envejecimiento maloláctico con posterior crianza en barricas nuevas de roble francés durante un periodo mínimo de 20 meses. Un aspecto que le da la elegancia y prestancia que luego adquiere el vino una vez realizado.

Y ahora que te hemos presentado convenientemente, no te preocupes, sabemos que has caído rendido, déjate seducir y regálate esta maravillosa joya que es DEMUERTE BLACK.

 

DEMUERTE logra dos importantes reconocimientos internacionales en este primer trimestre de 2019. Dos medallas de oro que afianzan su imagen y presencia a nivel mundial en el mercado vinícola y reconocen su calidad orientando al consumidor de vino a la hora de elegir.

Los dos premios internacionales en los que el vino DEMUERTE ha alcanzado el máximo reconocimiento han sido: MundusVini  2019 SakuraWineAwards 2019.

 

MundusVini 2019 considera que DEMUERTE es un vino excepcional

La cata de primavera del Gran Premio Internacional del Vino MundusVini ha considerado que el vino DEMUERTE es un vino excepcional y le han otorgado la medalla de oro de esta importante competición.

El certamen MundusVini 2019 se celebró el pasado mes de febrero y participaron cerca de 260 expertos de 50 países. Estos expertos del vino pudieron degustar, durante seis días, los mejores vinos de entre los 7220 presentados a concurso.

Vinos procedentes de más de 150 regiones vitícolas del mundo, a los que tuvieron que valorar y premiar con las codiciadas medallas que el premio otorga a los que considera de mayor calidad.

Los vinos reconocidos con las medallas de oro como es el caso de DEMUERTE, recibirán un premio complementario a todo ello: ser degustado por el público especializado que participa en  la feria del vino más grande del mundo, la ProWein de la ciudad de Düsseldorf. Una celebración que se desarrollará, del 17 al 19 de marzo de 2019, en el área de degustación de MundusVini. Una oportunidad maravillosa para que los paladares más exquisitos del mundo del vino y del ámbito comercial de la restauración conozcan DEMUERTE.

 

 

SakuraWineAwards2019 elige a DEMUERTE y le otorga su Medalla de Oro

El siguiente premio que ha obtenido DEMUERTE ha sido la medalla de oro del SakuraWineAwards  en su edición 2019.

A finales de enero de este mismo año se celebró esta competición japonesa. Una prestigiosa cita en la que participan los mejores vinos producidos comercialmente en todo el mundo, evaluados únicamente por mujeres profesionales líderes en la industria del vino.

En la edición 2019 de la SakuraAward participaron 4.326 vinos de 34 países, lo que supone que DEMUERTE está a la altura de los mejores vinos del mundo también para los exigentes paladares japoneses.

En este certamen se tiene en cuenta no sólo la capacidad de los vinos para maridar con diferentes comidas; sino también a aquellos vinos que consideran más atractivos para las compradoras y consumidoras de vinos. Espacios en los que DEMUERTE ha conseguido una distinción de medalla de oro.

Con estas importantes distinciones podemos afirmar que DEMUERTE tiene una trayectoria imparable. Sorprende y supera todas las expectativas. Con estos grandes reconocimientos, que en este caso de 2019 han llegado por partida doble, queda reflejado lo que siente el consumidor por este inigualable e inconfundible vino y que podríamos resumir en atracción y magnetismo inicial seguido de una fidelidad apasionante.

Winery On ha querido ofrecer dentro de la familia DEMUERTE su creación más exclusiva, un vino Premium de edición limitada que eleva a la máxima potencia la calidad y el refinado diseño de la marca dando como resultado un vino exclusivo en una botella que bien podríamos comparar con una joya.

DEMUERTE BLACK es un lujo por dentro y por fuera. Ese es el resultado Winery On Bodegas  buscaba y que sin duda ha conseguido.  Con este impresionante diseño confirma su salto definitivo a la diferenciación. DEMUERTE BLACK nos sorprende con una etiqueta que, dentro de la familiaridad que produce la gama DEMUERTE y su internacionalmente reconocida calavera incorpora dos cristales Swarovski de 6,40 mm a modo de ojos brillantes que relucen como dos estrellas en un elegante fondo negro.

Su vino más exclusivo, de la más alta gama, es un 100% Monastrell de cepas viejas en pie franco, está elaborado de forma artesanal bajo una cuidada selección de granos, con cepas que no han sido injertadas y de un rendimiento extraordinariamente bajo pero que ofrecen una calidad única y excepcional.

Este respeto y cuidado continua en todas las fases de elaboración de este gran vino y más si cabe en el delicado proceso de maceración que se realiza lentamente y a temperatura controlada hasta que el vino alcanza su esplendor tras una crianza de 20 meses en barricas nuevas de roble francés, un sinónimo de elegancia en el vino que termina de aportar esos matices inconfundibles.

Buscando la excelencia y el lujo encuentras DEMUERTE BLACK

DEMUERTE BLACK presenta un color rojo picota de alta intensidad, tan limpio y luminoso como los dos cristales de Swarovski que brillan en la etiqueta y que expresan el maravilloso detalle de diferenciación del producto. A nivel olfativo, es un vino muy intenso, fresco, con notas balsámicas, mucha fruta madura y grosellas emparejadas a la perfección con especias dulces como pimentón, canelas, y cacao, en un conjunto que resulta muy amable e integrado, nos explica Pablo Cortés (Gerente y enólogo de Winery On), uno de sus creadores.

En el gusto, este vino es una exhibición de matices que nos trasladan a un universo de placer y serenidad. Con una entrada suave y agradable, DEMUERTE BLACK es redondo, de mucha fruta madura y mermelada, con taninos maduros y sedosos, muy largo, con tostados amables, tal como confirma Cortés.

Por tanto, estamos ante un vino creado para satisfacer a los grandes amantes del vino y aportar lujo, elegancia y distinción a los acontecimientos más importantes de nuestra vida, acompañar los menús más sofisticados y formar parte de las fiestas más exclusivas.

Se enriquece la familia DEMUERTE

Con la creación de este vino exclusivo y de alta gama Winery On marca un antes y un después en su trayectoria  y se configura como una bodega más madura que no ha buscado completar o enriquecer su gama de vinos, ha querido incorporar un vino diferente pensado para los amantes de sus vinos, para los amantes de DEMUERTE que quieren algo más, quieren un producto que no encuentran en el mercado, un vino exclusivo, de la más alta gama y tremendamente cool que sólo Bodegas Winery On ha sabido interpretar y se llama DEMUERTE BLACK.

 

 

de la Uva Monastrell

El proyecto de Winery On es el resultado de unir lo mejor de la uva  Monastrell y de la Denominación de Origen de Yecla. Un tándem que se materializa en la iniciativa empresarial de Pablo Cortés y Karel Eissner, dos amantes del vino que quisieron apostar por una nueva manera de hacer vino en el que el diseño también se integrara en sus creaciones.

De esta manera surgió Winery On, un proyecto innovador y diferente, cuya meta ha sido elaborar vinos de alta calidad al que le acompaña un packaging llamativo y único. Una propuesta con la que quería elaborar vinos llamativos y valientes.

El resultado de todo ello: multitud de reconocimientos nacionales e internacionales que confirman la orientación de su trabajo diario. Propuestas que surgen tras años de trabajo y muchas horas de constancia e investigación. Y es que Pablo Cortés y Karel Eissner no son unos recién llegados; todo lo contrario.

En el primer caso se trata de una persona con un amplio conocimiento del sector. De hecho, Cortés es Ingeniero Agrónomo y Licenciado en Enólogía, con más de 15 años de experiencia en diferentes bodegas españolas. Un tiempo en el que ha conseguido, entre sus elaboraciones, vinos que han tenido importantes reconocimientos a nivel nacional e internacional bajo sellos y marcas que contaban con sus servicios. Un trabajo del que Winery On se beneficia partiendo ya de una posición privilegiada que le caracteriza.

En el caso de Karel Eissner, hay que destacar que se trata de una arquitecta especializada en los ámbitos del diseño y de la fotografía. Mujer cosmopolita y con formación y experiencia internacional, principalmente en Colombia, España y Alemania, aterriza en este proyecto dispuesta a ofrecer lo mejor de sí misma esta vez en el sector del vino.

A ambos además les une su amor por el medio ambiente y por el cultivo sostenible. De ahí que la máxima de la bodega se encuentre en el cuidado de la cepa y de la uva, del trabajo que se realiza con los suelos en los que se encuentran y donde se trata viña sin productos químicos agresivos buscando en los viñedos producciones equilibradas y sostenibles.

WINERY ON: LOS VINOS DE LA MONASTRELL

Así pues, si quieres disfrutar de lo mejor de la uva Monastrell que se cultiva en la zona de Yecla, no lo dudes y acércate a los matices de los vinos Winery On. Encontrarás los un buen ramillete de vinos con personalidad propia.

En total son ocho vinos únicos, muy diferentes entre sí, que han aportado nuevos aires al mercado enólogo de nuestro país. Unos vinos que obtienen sus beneficios de los suelos de roca caliza, profundos y de gran permeabilidad que hay en la zona de Yecla (al norte de Murcia) madurando en un entorno único, donde se combinan condiciones climáticas extremas derivadas de los inviernos fríos; y bajo un sol de verano tremendamente cálido. Elementos que transmiten a estos vinos su personalidad y carácter inconfundibles.

Y es que Winery On trabaja actualmente con viñedos que ocupan 20 hectáreas ubicadas en esta peculiar zona en el corazón del mediterráneo. Unos terrenos que se sitúan entre los 300 y 600 metros de altitud. Viñedos de variedades vinícolas de gran calidad, destacando sobre todas ellas la uva Monastrell, la variedad autóctona de la zona.

En esta colección de vinos únicos se encuentran, por ejemplo, el vino ENFURIA, uno de los más populares de Winery On. Obtenido únicamente con la uva de tipo Monastrell y donde Yecla se muestra en todo su esplendor. Esto es: un color rojo picota, notas especiadas ensambladas con la fruta, así como notas licorosas y de chocolate; y un sabor tostado que recuerda al chocolate. Y que se muestra como un vino amplio, potente y con buena persistencia. Un claro ejemplo de lo que se obtiene de la calidad que se obtiene de la Uva Monastrell.

Así pues, si quieres disfrutar de lo mejor de la uva Monastrell y del suelo de Yecla, conoce los vinos de Winery On. ¡No te arrepentirás!

Sulfitos en el vino

 

Sulfitos en el vino: Qué son y para qué sirven son preguntas habituales de quienes se acercan, por primera vez, a la Enología. Su presencia en los vinos es habitual aunque hay que prestarles mucha atención por la manera en la que puede afectar a nuestra salud. Para que disipes todas las dudas al respecto, hemos confeccionado este post.

SULFITOS EN EL VINO: QUÉ SON

Los sulfitos son antioxidantes que suelen emplearse en el vino. Su nombre correcto es anhídrido sulfuroso.

No se trata de una sustancia nueva, pues ya los romanos lo empleaban para higienizar la comida y sus campos. También se empleaba para higienizar la ropa de los enfermos.

En el caso del vino esta sustancia se produce de manera natural, por lo que no es necesario añadirlo. Se genera durante los procesos de fermentación de las levaduras, por lo que también podremos encontrarlo en la cerveza o incluso en las galletas. Sin embargo, hay casos en los que incluso en el vino se agregan de manera artificial. Otros casos que podemos encontrar son los siguientes:

1. Para evitar levaduras salvajes y oxidaciones en el caso de los mostos, donde esto sería ruinoso.

2. En las barricas o en los depósitos donde se almacena el vino, para evitar que le afecten bacterias. En este caso se trata de evitar, sobre todo, la aparición de moho que avinagraría el vino. El uso de los sulfitos se realiza cuando la barrica o el depósito está vacío.

3. Directamente en la botella para evitar que las bacterias afecten a la calidad y el sabor del vino que almacena hasta que es consumido. Sirve, pues, para alargar la vida útil del vino.

Resumiendo se podría decir que se trata de un sistema con el que se controla la oxidación y la sanidad del vino antes y después de su embotellado.

SULFITOS: PARA QUÉ SE USAN
Los sulfitos tienen propiedades antibacterianas y antimicrobianas, por lo que resulta muy útil para mantener alimentos, de ahí que sea una sustancia especialmente común en el sector alimentario. Suele ir identificado en la etiqueta que acompaña a los alimentos con la signatura E-220.

Es obligatorio que los vinos que contienen estas sustancias lo indiquen así en su etiqueta. Hay legislación que obliga a hacerlo. Sin embargo, no es obligatorio indicar la cantidad de sulfitos que hay presentes en cada botella, por lo que la información que se ofrece no siempre satisface las necesidades de los consumidores.

También está controlada la cantidad de sulfitos que se emplean en cada tipo de vino. De hecho, en los vinos tintos el máximo legal es de 150 miligramos por litro; y en los vinos rosados o blancos no debe superar los 200 miligramos por litro.

SULFITOS EN EL VINO: ALTERNATIVAS

Actualmente hay una corriente en la fabricación de vinos que pretende eliminar al máximo la presencia de sulfitos en sus vinos. Para ello se emplean los taninos, un conjunto de sustancias que están presentes de manera natural en el vino y que ayudan a preservar su calidad y promueven la oxidación en el mismo.

Estos taninos se encuentran, sobre todo, en los vinos tintos; de ahí que lo habitual sea encontrar vinos tintos sin sulfatos. En el caso de los blancos y rosados es más complicado, ya que tienen menos cantidad de taninos.

En la actualidad hay bodegas que están realizando vinos sin sulfitos, pero son minoritarias. Y es que la eliminación de este compuesto que se produce de manera natural en el vino en exceso puede mermar la calidad de los vinos.

En cualquier caso, no se trata de un elemento negativo que afecta de forma negativa a la salud de manera. A menos que seamos alérgicos a esta sustancia, caso en el que tendremos que evitarla.
En Winery On tenemos una gran variedad de vinos de gran calidad y en todos ellos puedes conocer los ingredientes y su proceso de elaboración. Información que puedes ampliar en nuestra página web en todo momento.

vinos blancos y rosados

Llega el buen tiempo y nos apetecen los vinos blancos y rosados

 

Con la llegada del calor nos apetecen los vinos blancos y rosados. En ambos casos se trata de una elección habitual ya que con la subida de las temperaturas el cuerpo nos pide vinos frescos y ligeros, es decir que contengan pocas calorías y que nos refresquen el cuerpo a la vez que nos hidratan.

Los vinos tintos, por lo general y aunque se consuman fríos, suelen aportar más calorías y nuestro cuerpo inconscientemente los rechaza ya que suben la temperatura de nuestro organismo. Por eso en verano nos apetece más el vino tinto por la noche.

Los vinos rosados suelen servirse a unos 8-12 grados y los blancos a unos 7-10 grados. Nada que ver con los 18 grados de un tinto Gran Reserva que vienen excelentemente en invierno pero que en verano, aunque también sientan muy bien, parece que nos apetece menos que un vino rosado o un blanco fresquito.

Otro factor importante que interfiere en la preferencia de los vinos blancos y rosados sobre los tintos durante el verano, es su color. Y es que cuanto más claro es el tono de un vino más lo relacionamos con la luz y el frescor. De ahí que los blancos ganen en ventas a los rosados cuando la temporada estival está en pleno auge.

 

¿Qué más razones hay para que nos apetecen los vinos blancos y rosados?

 

Otra relación de los vinos blancos y rosados con el verano se debe al maridaje. Con la llega del buen tiempo, nuestro régimen de comidas varía notablemente respecto al invierno.

Frente a los platos calientes y consistentes del invierno, en verano las protagonistas son las ensaladas, los arroces, los maricos, los pescados y carnes a la plancha, las barbacoas, las salsas, las verduras…etc es decir, todos son platos que maridan perfectamente con los vinos blancos y los vinos rosados.

Así pues, en nuestro menú también reside la razón por la que preferimos vinos blancos o rosados cuando llega el buen tiempo.

 

El vino tinto siempre tiene espacio, eso sí, no lo sirvas en copa helada por favor.

 

Algunos bares ponen en marcha estrategias para hacer más atractivo el vino tinto durante el verano. La más habitual es la de servirlo en una copa helada. Esto es un error grave, ya que eliminas muchas cualidades del vino.

El vino tinto debe servirse a la misma temperatura que en invierno. A 18 ºC. Si no te apetece a medio día por las altas temperaturas puedes reservarlo para la noche.

 

En Winery On Bodegas contamos con dos especialidades en vino blanco y vino rosado. Se trata de LA MÁS BONITA y LA MÁS BONITA ROSÉ. Con estas recientes incorporaciones se ha cubierto esta demanda y nuestros clientes pueden disfrutar de nuestras creaciones en todas las épocas del año y para acompañar cualquier plato o velada. .

 

vinos blancos y rosados

 

 

LA MÁS BONITA es un vino de color amarillo pajizo, cuyo aroma recuerda a fruta y a flores blancas, a melocotón en almíbar, a albaricoque, así como a fruta cítrica y tropical.

Una serie de ingredientes con los que se obtiene un vino blanco fresco, con una entrada fresca, ligero pero con untuosidad, con mucha cremosidad y un buen cuerpo.

 

 

vinos blancos y rosados

 

 

En el caso de LA MÁS BONITA ROSÉ se trata de un vino color cobre intenso, limpio y brillante. Su olor recuerda a las notas florales, a la fruta roja fresca, a golosinas de fresa, a notas herbáceas y a piña.

 

 

 

Así que, si buscas vinos blancos o rosados, de gran calidad, que tengan un aroma inconfundible y un toque veraniego, busca los vinos de la bodega de Winery On y  lánzate a probar nuestras creaciones. ¡No te arrepentirás!

diseño cambia la manera de vender el vino

 

El diseño cambia la manera de vender el vino, esto es un hecho comprobado. Botellas de colores, realizadas en materiales diversos, recubiertas de materiales orgánicos o procedentes del reciclaje. Etiquetas de formas angulosas, grandes, pequeñas, con leyendas en relieve o con dibujos de personalidades vinculadas al ámbito del diseño. Cajas de madera, de plástico, vintage, para unidades sueltas o listas para armar adecuándose a la cantidad de botellas que queramos adquirir… Estas son sólo algunas muestras de cómo un buen diseño puede cambiar la manera de vender (o de ver incluso en la tienda o por Internet) el vino.
Y es que el tándem vino-diseño se ha establecido en nuestra realidad haciendo que las ventas se hayan disparado en algunos casos o que se haya estancando en otros. Y es que escoger la imagen con la que presentamos un vino en sociedad es una tarea que requiere estudio, horas de trabajo y un enorme conocimiento de marketing y del sector vinícola.

 

CÓMO EL DISEÑO CAMBIA LA MANERA DE VENDER  EL VINO Y CÓMO UN BUEN DISEÑO INFLUYE EN NUESTRO COMPORTAMIENTO AL ELEGIR UN PRODUCTO.

El diseño cambia la manera de vender el vino. El diseño de una botella o de la etiqueta de un vino son sus cartas de presentación ante el cliente. Es la forma en que indica su contenido y da cuenta del esfuerzo que hay detrás de cada propuesta.

Y es que un buen diseño puede ayudar a vender el vino de la siguiente forma:

  1. Llama la atención del cliente. Para ello es necesario que la etiqueta, el color de la botella o la forma en la que se presenta en las estanterías sean muy diferentes a las del resto. Esto se logra, en ocasiones, por la presencia de colores o formas poco habituales; en otras, sin embargo, por exceso de austeridad. Dependiendo de la imagen que quiera ofrecer el vino y del target al que se quiere dirigir, se estudian las diferentes posibilidades existentes.
  2. Mucho más que una botella de vino. Cuando las botellas de vino tienen un elemento que las distingue del resto son susceptibles de entrar en una categoría superior: la del regalo. Y es que cuanto más bonita o especial sea nuestra botella más posibilidades tenemos de hacernos un hueco como presente.
  3. Provoca la compra. Cuando una etiqueta es divertida, tiene un mensaje o cuenta con un dibujo realizado por alguna figura del diseño, provoca la compra del cliente. Y es que estos elementos generan una reacción de empatía en los clientes que suele terminar en la compra como premio por la elección realizada
  4. Ayuda a entender qué tipo de vino contiene. Cuando la etiqueta está bien confeccionada y el diseño de la botella guarda relación con la misma, estamos dando información sobre su contenido. Un elemento que ayuda al cliente no relacionado con nuestra marca a entender lo que contiene.
  5. Una imagen vale más que mil palabras. Si un cliente ha adquirido nuestro vino y le ha gustado, pero no se acuerda del nombre cuando regresa al establecimiento, la imagen del mismo le ayudará a activar la memoria. El diseño es, en este caso, el elemento que nos ayudará a cerrar la venta y a fidelizar al cliente también.

 

Los especialistas en ventas afirman que este tipo de elementos del diseño aplicado al vino ayudan a la venta a puerta fría, es decir, donde se aborda al cliente sin que este haya mostrado disponibilidad alguna o haya mostrado el más mínimo interés en ello.

En Winery On sabemos cómo un buen diseño puede cambiar la manera de vender el vino por lo que somos muy cuidadosos con la elección de cada uno de los elementos que forma parte de nuestras etiquetas y del packaging en general. Desde la forma o el color de sus botellas hasta los elementos que se integran en sus etiquetas, colores, relieves, en definitiva provocar nuestros sentidos antes y después de abrir la botella.

 

un vino de yecla

 

Las claves para diferenciar un vino de Yecla de los demás vinos que hay en el mercado se deben, sobre todo, al tipo de uva que se emplea en su elaboración y a las particularidades que se desarrollan gracias al clima que hay en sus viñedos.

Espacios en los que crecen cepas de gran antigüedad (muchas de ellas superan los cien años) de escasa producción pero de gran calidad. Y es que en esta zona se ha elaborado vino desde hace miles de años. De hecho se han encontrado testimonios de época fenicia que ya destacaban la calidad de los vinos de Yecla. E incluso se han encontrado restos arqueológicos de época romana con los que se hacía el vino en la zona. Por lo que la elaboración de vino en la zona ha sido siempre una actividad económica importante.

 

Claves de un vino de Yecla: las variedades de uva

Las variedades de uva que se cultivan en la zona son varias, aunque las que se ajustan a la calidad de la zona son, según de Denominación de Origen Yecla, las siguientes: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Garnacha tinta, Garnacha tintorera y Petit Verdot. Aunque la que se señala como variedad preferente es la Monastrell. Todo ello referido a variedades de uva tinta.

En lo que respecta a las variedades de uva para vino blanco hay que destacar las siguientes: Macabeo, Airen, Merseguera, Malvasía, Chardonnay, Moscatel de Grano Menudo, Verdejo y Sauvignon Blanc.

El crecimiento y la maduración de las uvas en sus plantas, se produce durante el año en unas tierras que se encuentran entre los 600 y los 800 metros de altitud, al norte de la región de Murcia. Un lugar privilegiado en el que se mezcla el clima continental y el mediterráneo creando unas particularidades de pluviometría y temperatura excelentes para la maduración de las uvas.
Parte fundamental de la calidad de las uvas de la zona reside, también, en el riego que se hace de las cepas. Según de Denominación de Origen de Yecla, esta actividad debe realizarse de tal manera que pueda mantenerse el equilibrio del potencial vegetativo de la planta con el ecosistema clima-suelo de la zona. Este riego se realiza en las modalidades de riego por goteo, a manta o por aspersión.

Los vinos que se obtienen de las uvas de Yecla son muy variados. Así, en las diferentes bodegas de la zona podemos encontrar: secos, semisecos, dulces y semidulces. Todos ellos blancos, rosados y tintos.

 

Vinos de Yecla en Winery On

En Winery On somos conscientes de que hay muchas personas que aprecian las particularidades de un vino de Yecla, razón por la que seguimos desarrollando productos con las uvas de esta zona. Muestra de ello son los tintos, rosados y blancos que componen el catálogo de nuestra tienda en línea, un lugar en el que se pueden adquirir vinos de gran calidad a precios muy competitivos.

Un ejemplo es el vino DEMUERTE, un tinto de color rojo violáceo, cuyo aroma recuerda a los frutos rojos, de paso suave y untuoso en boca. Un vino que ha tenido una excelente acogida y ha alcanzado mucha popularidad debido a su popularidad y también a su impactante imagen.

Otro ejemplo un vino de Yecla singular es el LA MÁS BONITA, un blanco amarillento de color pajizo, limpio y brillante, que huele a frutas de verano como el melocotón o el albaricoque. Es una excelente opción para quienes buscan un vino suave que tenga un buen maridaje con pescados y mariscos.