Entradas

 

DEMUERTE BLACK sigue cosechando excelentes críticas en todos los espacios en los que se presenta. Y es que esta nueva incorporación a la familia de vinos que hasta el momento componían la línea DEMUERTE ha sido todo un acierto.

 

¿NO CONOCES A DEMUERTE BLACK? TE LO PRESENTAMOS.

DEMUERTE BLACK tiene unas particularidades que lo hacen diferente a otros vinos de la marca. Lo primero que llama la atención es su aspecto, lujo y refinamiento en una botella.

En este apasionante vino, a la ya popular calavera de la familia de vinos DEMUERTE hay que sumar dos cristales de la marca Swarovski de 6,40 milímetros. Estos cristales tallados hacen las veces de ojos brillantes de la calavera, luciendo como si se tratada de dos estrellas en un elegante fondo negro que es el tono del resto de la botella.

Un aspecto singular que no tiene igual en el mercado y que ha sido impactante en todas las ferias internacionales especializadas en vino, donde ha destacado de manera más que sobresaliente.

El vino DEMUERTE BLACK es un vino limpio y luminoso en copa y de una tonalidad de alta intensidad en un rojo picota embriagador.

Notas balsámicas, fruta madura y grosellas son las notas que evocan su intenso aroma. Aromas y recuerdos que frescos a su vez, se emparejan con especias dulces como el pimentón, la canela, y el cacao, por mencionar sólo algunas de las características.

Una mezcla exquisita de matices que regalan un paladar refinado y selecto.

 

¿QUÉ PROCESO NOS REGALA ESTE GRAN VINO?

Secretos que desvelan una elaboración cuidada y meticulosa para la que se emplean uvas obtenidas de cepas viejas en pie franco de la variedad Monastrell.

Sólo de esta prestigiosa uva que se trabaja de forma artesanal bajo una cuidada selección de los granos, con cepas que no han sido injertadas en su longeva vida (100 años con bajos rendimientos en riguroso secano), y de las que se obtiene un rendimiento extraordinariamente bajo pero de una calidad única y excepcional.

Cada grano que participa en la elaboración de DEMUERTE BLACK se cuida con mimo, evitando que sufra golpes y se dañe la materia prima. De ahí que la vendimia se realice de forma manual y que se depositen en cajas de veinte kilos.

Posteriormente, el vino se almacena en depósitos de acero inoxidable a 24°C de temperatura. Una maceración que dura 21 días y donde se produce un envejecimiento maloláctico con posterior crianza en barricas nuevas de roble francés durante un periodo mínimo de 20 meses. Un aspecto que le da la elegancia y prestancia que luego adquiere el vino una vez realizado.

Y ahora que te hemos presentado convenientemente, no te preocupes, sabemos que has caído rendido, déjate seducir y regálate esta maravillosa joya que es DEMUERTE BLACK.

Winery On ha querido ofrecer dentro de la familia DEMUERTE su creación más exclusiva, un vino Premium de edición limitada que eleva a la máxima potencia la calidad y el refinado diseño de la marca dando como resultado un vino exclusivo en una botella que bien podríamos comparar con una joya.

DEMUERTE BLACK es un lujo por dentro y por fuera. Ese es el resultado Winery On Bodegas  buscaba y que sin duda ha conseguido.  Con este impresionante diseño confirma su salto definitivo a la diferenciación. DEMUERTE BLACK nos sorprende con una etiqueta que, dentro de la familiaridad que produce la gama DEMUERTE y su internacionalmente reconocida calavera incorpora dos cristales Swarovski de 6,40 mm a modo de ojos brillantes que relucen como dos estrellas en un elegante fondo negro.

Su vino más exclusivo, de la más alta gama, es un 100% Monastrell de cepas viejas en pie franco, está elaborado de forma artesanal bajo una cuidada selección de granos, con cepas que no han sido injertadas y de un rendimiento extraordinariamente bajo pero que ofrecen una calidad única y excepcional.

Este respeto y cuidado continua en todas las fases de elaboración de este gran vino y más si cabe en el delicado proceso de maceración que se realiza lentamente y a temperatura controlada hasta que el vino alcanza su esplendor tras una crianza de 20 meses en barricas nuevas de roble francés, un sinónimo de elegancia en el vino que termina de aportar esos matices inconfundibles.

Buscando la excelencia y el lujo encuentras DEMUERTE BLACK

DEMUERTE BLACK presenta un color rojo picota de alta intensidad, tan limpio y luminoso como los dos cristales de Swarovski que brillan en la etiqueta y que expresan el maravilloso detalle de diferenciación del producto. A nivel olfativo, es un vino muy intenso, fresco, con notas balsámicas, mucha fruta madura y grosellas emparejadas a la perfección con especias dulces como pimentón, canelas, y cacao, en un conjunto que resulta muy amable e integrado, nos explica Pablo Cortés (Gerente y enólogo de Winery On), uno de sus creadores.

En el gusto, este vino es una exhibición de matices que nos trasladan a un universo de placer y serenidad. Con una entrada suave y agradable, DEMUERTE BLACK es redondo, de mucha fruta madura y mermelada, con taninos maduros y sedosos, muy largo, con tostados amables, tal como confirma Cortés.

Por tanto, estamos ante un vino creado para satisfacer a los grandes amantes del vino y aportar lujo, elegancia y distinción a los acontecimientos más importantes de nuestra vida, acompañar los menús más sofisticados y formar parte de las fiestas más exclusivas.

Se enriquece la familia DEMUERTE

Con la creación de este vino exclusivo y de alta gama Winery On marca un antes y un después en su trayectoria  y se configura como una bodega más madura que no ha buscado completar o enriquecer su gama de vinos, ha querido incorporar un vino diferente pensado para los amantes de sus vinos, para los amantes de DEMUERTE que quieren algo más, quieren un producto que no encuentran en el mercado, un vino exclusivo, de la más alta gama y tremendamente cool que sólo Bodegas Winery On ha sabido interpretar y se llama DEMUERTE BLACK.

 

 

de la Uva Monastrell

El proyecto de Winery On es el resultado de unir lo mejor de la uva  Monastrell y de la Denominación de Origen de Yecla. Un tándem que se materializa en la iniciativa empresarial de Pablo Cortés y Karel Eissner, dos amantes del vino que quisieron apostar por una nueva manera de hacer vino en el que el diseño también se integrara en sus creaciones.

De esta manera surgió Winery On, un proyecto innovador y diferente, cuya meta ha sido elaborar vinos de alta calidad al que le acompaña un packaging llamativo y único. Una propuesta con la que quería elaborar vinos llamativos y valientes.

El resultado de todo ello: multitud de reconocimientos nacionales e internacionales que confirman la orientación de su trabajo diario. Propuestas que surgen tras años de trabajo y muchas horas de constancia e investigación. Y es que Pablo Cortés y Karel Eissner no son unos recién llegados; todo lo contrario.

En el primer caso se trata de una persona con un amplio conocimiento del sector. De hecho, Cortés es Ingeniero Agrónomo y Licenciado en Enólogía, con más de 15 años de experiencia en diferentes bodegas españolas. Un tiempo en el que ha conseguido, entre sus elaboraciones, vinos que han tenido importantes reconocimientos a nivel nacional e internacional bajo sellos y marcas que contaban con sus servicios. Un trabajo del que Winery On se beneficia partiendo ya de una posición privilegiada que le caracteriza.

En el caso de Karel Eissner, hay que destacar que se trata de una arquitecta especializada en los ámbitos del diseño y de la fotografía. Mujer cosmopolita y con formación y experiencia internacional, principalmente en Colombia, España y Alemania, aterriza en este proyecto dispuesta a ofrecer lo mejor de sí misma esta vez en el sector del vino.

A ambos además les une su amor por el medio ambiente y por el cultivo sostenible. De ahí que la máxima de la bodega se encuentre en el cuidado de la cepa y de la uva, del trabajo que se realiza con los suelos en los que se encuentran y donde se trata viña sin productos químicos agresivos buscando en los viñedos producciones equilibradas y sostenibles.

WINERY ON: LOS VINOS DE LA MONASTRELL

Así pues, si quieres disfrutar de lo mejor de la uva Monastrell que se cultiva en la zona de Yecla, no lo dudes y acércate a los matices de los vinos Winery On. Encontrarás los un buen ramillete de vinos con personalidad propia.

En total son ocho vinos únicos, muy diferentes entre sí, que han aportado nuevos aires al mercado enólogo de nuestro país. Unos vinos que obtienen sus beneficios de los suelos de roca caliza, profundos y de gran permeabilidad que hay en la zona de Yecla (al norte de Murcia) madurando en un entorno único, donde se combinan condiciones climáticas extremas derivadas de los inviernos fríos; y bajo un sol de verano tremendamente cálido. Elementos que transmiten a estos vinos su personalidad y carácter inconfundibles.

Y es que Winery On trabaja actualmente con viñedos que ocupan 20 hectáreas ubicadas en esta peculiar zona en el corazón del mediterráneo. Unos terrenos que se sitúan entre los 300 y 600 metros de altitud. Viñedos de variedades vinícolas de gran calidad, destacando sobre todas ellas la uva Monastrell, la variedad autóctona de la zona.

En esta colección de vinos únicos se encuentran, por ejemplo, el vino ENFURIA, uno de los más populares de Winery On. Obtenido únicamente con la uva de tipo Monastrell y donde Yecla se muestra en todo su esplendor. Esto es: un color rojo picota, notas especiadas ensambladas con la fruta, así como notas licorosas y de chocolate; y un sabor tostado que recuerda al chocolate. Y que se muestra como un vino amplio, potente y con buena persistencia. Un claro ejemplo de lo que se obtiene de la calidad que se obtiene de la Uva Monastrell.

Así pues, si quieres disfrutar de lo mejor de la uva Monastrell y del suelo de Yecla, conoce los vinos de Winery On. ¡No te arrepentirás!