Entradas

vinos blancos y rosados

Llega el buen tiempo y nos apetecen los vinos blancos y rosados

 

Con la llegada del calor nos apetecen los vinos blancos y rosados. En ambos casos se trata de una elección habitual ya que con la subida de las temperaturas el cuerpo nos pide vinos frescos y ligeros, es decir que contengan pocas calorías y que nos refresquen el cuerpo a la vez que nos hidratan.

Los vinos tintos, por lo general y aunque se consuman fríos, suelen aportar más calorías y nuestro cuerpo inconscientemente los rechaza ya que suben la temperatura de nuestro organismo. Por eso en verano nos apetece más el vino tinto por la noche.

Los vinos rosados suelen servirse a unos 8-12 grados y los blancos a unos 7-10 grados. Nada que ver con los 18 grados de un tinto Gran Reserva que vienen excelentemente en invierno pero que en verano, aunque también sientan muy bien, parece que nos apetece menos que un vino rosado o un blanco fresquito.

Otro factor importante que interfiere en la preferencia de los vinos blancos y rosados sobre los tintos durante el verano, es su color. Y es que cuanto más claro es el tono de un vino más lo relacionamos con la luz y el frescor. De ahí que los blancos ganen en ventas a los rosados cuando la temporada estival está en pleno auge.

 

¿Qué más razones hay para que nos apetecen los vinos blancos y rosados?

 

Otra relación de los vinos blancos y rosados con el verano se debe al maridaje. Con la llega del buen tiempo, nuestro régimen de comidas varía notablemente respecto al invierno.

Frente a los platos calientes y consistentes del invierno, en verano las protagonistas son las ensaladas, los arroces, los maricos, los pescados y carnes a la plancha, las barbacoas, las salsas, las verduras…etc es decir, todos son platos que maridan perfectamente con los vinos blancos y los vinos rosados.

Así pues, en nuestro menú también reside la razón por la que preferimos vinos blancos o rosados cuando llega el buen tiempo.

 

El vino tinto siempre tiene espacio, eso sí, no lo sirvas en copa helada por favor.

 

Algunos bares ponen en marcha estrategias para hacer más atractivo el vino tinto durante el verano. La más habitual es la de servirlo en una copa helada. Esto es un error grave, ya que eliminas muchas cualidades del vino.

El vino tinto debe servirse a la misma temperatura que en invierno. A 18 ºC. Si no te apetece a medio día por las altas temperaturas puedes reservarlo para la noche.

 

En Winery On Bodegas contamos con dos especialidades en vino blanco y vino rosado. Se trata de LA MÁS BONITA y LA MÁS BONITA ROSÉ. Con estas recientes incorporaciones se ha cubierto esta demanda y nuestros clientes pueden disfrutar de nuestras creaciones en todas las épocas del año y para acompañar cualquier plato o velada. .

 

vinos blancos y rosados

 

 

LA MÁS BONITA es un vino de color amarillo pajizo, cuyo aroma recuerda a fruta y a flores blancas, a melocotón en almíbar, a albaricoque, así como a fruta cítrica y tropical.

Una serie de ingredientes con los que se obtiene un vino blanco fresco, con una entrada fresca, ligero pero con untuosidad, con mucha cremosidad y un buen cuerpo.

 

 

vinos blancos y rosados

 

 

En el caso de LA MÁS BONITA ROSÉ se trata de un vino color cobre intenso, limpio y brillante. Su olor recuerda a las notas florales, a la fruta roja fresca, a golosinas de fresa, a notas herbáceas y a piña.

 

 

 

Así que, si buscas vinos blancos o rosados, de gran calidad, que tengan un aroma inconfundible y un toque veraniego, busca los vinos de la bodega de Winery On y  lánzate a probar nuestras creaciones. ¡No te arrepentirás!

vino rosado

El vino rosado es fresco y combina con los platos del otoño también, en los que predominan los que también siguen predominando los arroces, ensaladas y verduras.

Estamos en el mediterráneo y aquí el buen tiempo se alarga casi de forma interminable. De ahí que muchos consumidores de vino sigan apostando por el vino rosado como el vino perfecto también para el otoño.
Los especialistas lo definen como un vino tinto de poca maceración, pero lo cierto es que el vino rosado tiene presencia propia y se ha convertido en un producto más de las bodegas de todo el mundo.

Características del vino rosado y por qué es perfecto en todas las épocas del año.

El vino rosado se caracteriza por tener un sabor afrutado y fresco, lo que le relaciona directamente con las comidas frías o más ligeras. De ahí que tenga un excelente maridaje con las ensaladas, arroces y las verduras.
Este vino combina bien también con los platos con mayor elaboración. De hecho, está especialmente indicado para acompañar los guisos de pescados y los que se realizan con algunas carnes blancas. También realiza un excelente maridaje con los platos de pasta.

Hay discrepancias en la forma en la que debe servirse el vino rosado. Si bien queda muy claro que los tintos deben consumirse a temperatura ambiente y los blancos tras pasar por el frigorífico, en el caso de los rosados hay que prestar atención a su grado de dulzor para decantarse por un comportamiento u otro. De esta manera, los rosados dulces sí convendrá enfriarlos, mientras los ácidos deberán servirse al natural.

A diferencia de los que muchas personas piensan, el vino rosado es un vino que se obtiene de un proceso de fabricación de vinos propio. No surge de la derivación de ningún otro vino, aunque es cierto que en el mercado hay vinos rosados de color intenso que surgen de la mezcla de tintos con blancos. Sin embargo, lo habitual no es eso.

El vino rosado suele venderse en botellas transparentes por lo que podemos diferenciarlo del resto con solo echar un vistazo a las estanterías de la tienda. Apreciando su color veremos distintas modalidades y podremos hacernos una idea de su elaboración. Es decir, cuanto más intenso sea el tono rosa más tiempo se habrá expuesto el mosto al contacto con la piel de la uva (que es de donde toma su color). Hay que tener en cuenta, llegados a este punto, que los vinos rosados de alto nivel, se obtienen (generalmente) por el método de sangrado. Este proceso consiste en que una vez limpia la uva del racimo, se procede a prensarla y luego se mantiene en proceso de maceración junto a su hollejo apenas unas horas. Momento en el que toma su color característico.

Las principales variedades de uva que se emplean para la fabricación de vino rosado son las siguientes: Bobal, Merlot, Pinot Noir y Garnacha.

Vinos rosados en Winery On

En Winery On consideramos que el vino rosado es la apuesta del verano, de ahí que hayamos lanzado una versión Rose de nuestro clásico “La más bonita”. Se trata de un vino rosado que se obtiene de uvas de la variedad Monastrell (en cepas de más de 25 años) con un 13,4 % de alcohol.

La más Bonita Rosé es un vino que se obtiene tras someter el mosto a un proceso de maceración prefermentativa en frío y de crianza durante un total de 6 meses. Un trabajo con el que consigue un color cobre intenso, limpio y brillante.
Al beberlo, se aprecian notas florales muy marcadas, que recuerdan a la fruta roja fresca, las golosinas de fresa, las notas herbáceas y un fondo de piña. De su paso por boca se quedará con su buena acidez, un punto carnoso y un tanto goloso, lo que le convierte en una excelente opción para nuestras comidas veraniegas.

Se recomienda servir fresco, a una temperatura de entre 8 y 10 grados Centígrados.
En conclusión, en Winery On apostamos por el vino rosado en todas las épocas del año. ¿Y vosotros qué pensáis?

 

Items de portfolio